domingo, junio 01, 2008

Mateo y el lavabo.

Cuando creo que mis gatos han aprendido a comportarse, entiendo que hay cosas que el amor no puede cambiar.

1 comentario:

Sardina dijo...

Mi querida Janeth, veo con un poco de nostalgia que, estás a punto de robarme el título de: La vieja loca de los gatos.

Aguas, que luego eso de adoptarlos se vuelve como las drogas. TVAzteca debería prevenirnos.

Por cierto, sabías que los hermanos de Tíner nacieron sin cola? él fue el único que nació con una. Así que, si llega a tener hijos con ese Mateo, pues cabe la posibilidad de que nazcan descolados... sin mencionar que será un loco caso de circo, donde dos gatos machos, casi idénticos, dan a luz a un felino bebé... probablemente mongol. OJOJOJO