jueves, julio 31, 2008

Entre Populismo y Barritas de higo.



Los conformes se pasan la vida aplaudiendo a dioses políticos y bendiciendo dioses celestiales que no existen. Se gastan millones en bancas y pintura nueva para los parques, los conformes aplauden y no miran que los que tienen hambre no comen el cemento del nuevo puente, el pasto en rollo del camellón, las palmeras que suplantaron a los huizaches, y tampoco el bronce de las tres nuevas estatuas.

El museo tampoco llenará la barriga de los flacos, de los que viven del mínimo del salario mínimo, los que ves cruzar la calle Libertad con una maruchan, una coca cola, un cigarro suelto y si tienen suerte, un esniquer con almendras o un milqui wey.

Los conformes reclaman, piden que se haga aquello-esto-lo otro, piden que se cambie, remodele, aumente, mejore, apoye, construya “obstruya”, erradique ¡y a veces hasta eduque!

Y mientras complacen con armas, partidismos, guerras, desalojos, robos y apariencias, los complacidos y los complacientes (que son los mismos), siguen aplaudiendo y rezando con devoción la vieja fórmula de recibir promesas a cambio de voluntades.

Si el gobierno se ofreciera a concederme un deseo no pediría la paz, que erradiquen el narco, bajen los precios de las escuelas, apoyen al campo, defiendan con razón humana, desaparezcan, que me hagan funcionaria pública, paguen mi aborto, apoyen mi relación lésbica, me permitan adoptar un niño…

No. No sería nada de eso, esas son utopías. Yo pediría que Barritas (la marca de galletas) volviera a tener su presentación con relleno de higo. Hay cosas que la voluntad no puede cambiar, pero para todas las demás existe la política del populismo.

6 comentarios:

quizz dijo...

iiiiiiiiiiih!!! q ricote!!! demeeeeeeeeee!!!

Fátima dijo...

Que bueno salió este post.
Aunque olvidé todo lo que iba a escribir cuando al final leí "relleno de higo", que me hizo recordar que mi abuelo tenía en su jardín varios árboles, entre ellos un árbol de higo. Él hacía de todo con ellos. Mermelada, dulces, todo.

Claro que cuando murió, mi abuela dejó de restarle importancia a todo .. bueno, realmente nunca le importó nada de él, asi que los árboles se secaron y ya no huvo uvas, ni higos, ni limones...


Y yo aqui contandote mis penas.




Barritas de higo.
Me gustan las barritas.

Fátima dijo...

Hola Jané.
TE dejé un mensajito en tu msn, pero no confió mucho en él asi que te lo vuelvo a dejar aquí:

Tuve que irme ayer y ya ni me despedí ni nada. Resulta que Juan se va a hacer cargo de eso que te comenté, y pues.. de todos modos muchísimas gracias.









Por otro lado
(aun más importante)
vengo a decirte que yo tengo algo que estoy dispuesta a compartir contigo. No son Barritas, pero son galletas...y tienen relleno de higo. (y la verdad esque hasta me gustan más je)

Aaam.
No creo andar cargando con las galletas para todos lados, pero estaré cubriendo a Pato unos días asi que llevaré para ver si te apareces o algo ::)

Cuidate, chica.
un abrazo

Fátima dijo...

Hola Jané.
TE dejé un mensajito en tu msn, pero no confió mucho en él asi que te lo vuelvo a dejar aquí:

Tuve que irme ayer y ya ni me despedí ni nada. Resulta que Juan se va a hacer cargo de eso que te comenté, y pues.. de todos modos muchísimas gracias.









Por otro lado
(aun más importante)
vengo a decirte que yo tengo algo que estoy dispuesta a compartir contigo. No son Barritas, pero son galletas...y tienen relleno de higo. (y la verdad esque hasta me gustan más je)

Aaam.
No creo andar cargando con las galletas para todos lados, pero estaré cubriendo a Pato unos días asi que llevaré para ver si te apareces o algo ::)

Cuidate, chica.
un abrazo

1987 dijo...

Esta bien suave la botarga de ese individuo

Adn dijo...

Uy, me encantó todo el post pero el final me rompió el ritmo medio gacho. snif.

Hace Años que no venía por aquí. Un saludo Yané :)