jueves, mayo 24, 2007

...

A eso de las tres de la mañana iba indiscutiblemente borracha, había renunciado a buscarle, a sonreírle de nuevo. La imagen de cogerlo, atarlo y ser perversa entre su saco de terciopelo negro dejó de acosarle. Lo hacía por su bien, por el de ella, muy mala, muy mala se regañaba apresurada. Cerró los ojos queriendo olvidar el nombre del callejón donde había cometido las mayores delicias, donde cedió a las más sombrías locuras ante la testaruda y satírica mente de aquel hombre. Se preguntó entonces si verdaderamente lo había amado, se estremeció de asco como si recordarle fuera acariciar algo repugnante, que le importaba ya su mirada, se volvió labioso, vanidoso. Además se decía, tendré de sobra, es tonto ir descalzo, es torpe, inseguro, paranoico, absurdo… en definitiva una bellísima pieza, y al decirlo suspiró con toda esa vejez que se pueda tener a los veinte años. se quedó ahí en vela prendiendo otro cigarrillo.

What the hell am I doing here?
creep, radiohead.

6 comentarios:

Bubísima dijo...

pss pss, me pasa lumbre?

Nina dijo...

jejejjeje, sipi.

la quiero mensa.

pez dijo...

Eso es lo que pasa, mi vida, cuando a una se le olvida que las mariposas no son más que gusanos envejecidos. Asquerosos bichos como todos los demas, igual de depresivos que los Kafkianos, only with better outfit.

BECSITOS

Luis Eduardo dijo...

...otro cigarrillo que quemaba el tabaco como las horas de aquella noche fría quemaban los recuerdos...

Baron D'Epinay dijo...

Buenísimo el post y muy chido el blog. Saludos!!

El JuLiO dijo...

Le quedó mién chido.

Le mando un besote.