viernes, abril 03, 2009


Cuán triste es
llorar al vacío
y desbordarlo.

4 comentarios:

Alexandro dijo...

Hola. Apenas he llegado a tu blog y me ha gustado como escribes, así que te visitaré (cibernéticamente, claro) seguido. Mientras, tambien tu entra al mío, que es bastante mas cursi que el tuyo y tiene un aromatico color a mostaza. Saludos.

Jan dijo...

Todo lo que se puede decir es mentira, el resto es silencio, sólo que el silencio no existe. Las palabras no hacen el amor, hacen la ausencia, si digo agua ¿beberé? si digo pan ¿comeré? Lo que pasa con el alma es que no se ve, lo que pasa con el espíritu es que no se ve. ¿De dónde viene esa conspiración de invisibilidades?, preguntó Pizarnik.

káfe dijo...

guo lala!. guo lala! Le france!!!!

káfe dijo...

O deje usted. A lo mejor la vida es como una carcel de palabras. A veces le salen dientes, a veces caricias. Pero siempre son palabras. Cochinas palabras.