jueves, noviembre 20, 2008

...

No quiero saber si volverá el lobo, prefiero topármelo de frente y estremecerme a ritmo y miedo del instante. No quiero temblar cada mañana al salir, no quiero entrar al bosque y sentir que llegó cuando aún anda lejos.

2 comentarios:

Samuel Sayer dijo...

Pensar es realmente duro.

«No es pienso y luego existo,
es pienso y luego duele y sólo sufro».

calamar dijo...

Sigo haciendo corajes (y chocorajes) por lo del avión, gggrrrrrrr, que me pasó!? y deja tu que me despertara poquito tarde, tenia que estar a las 7 pk el vuelo es (era) a las 11, me desperté cuando te marqué, como 10: 20, todo tardizimo, ya ni de tox llegaba, compro el vuelo de las 5 va? te llamo cuando llegue y besos que se van y se pierden cmo mi vuelo si no vienes a recogerlos en menos de 4 hrs, : (
P.D.- Nunca me recuperaré de ese impacto emocional y todo por pinche parrandero bailando rolas de flans
: (
tiamo chikijane, nos vemos a las 6