lunes, mayo 05, 2008

sleeping without wings...


Me arranqué las alas
para poder volar
con algo más que el cuerpo.

3 comentarios:

Fátima dijo...

Janéeeeeeeeeeeeee !!!!!!!!!!!!


Aaahh yo una vez tuve alas.



Aaahh!
Yo quería un Mateo, enserio que si lo quería, pero mi mamá me negó rotundamente, que si las infecciones respiratorias, que si la bebe, que si no me basta con dos perros.

Pff!!


Mateo debía ser mio!!



Jané.
ya no trabajo en Kaldi.
Ahora dónde te verée!!
Te extrañaré!

Janè dijo...

me verás cuando quieras, solamente llámame y ya.

y Mateo? uhm.. tendré que conseguirle otro dueño capaz de consentir sus caprichos de gato.

Ni hablar, así son las madres.

Y quién me servirá delicioso café!! vuelve!! nooooo... aww tendrás que recompensar tu ausencia con unos tragos coquetos :D

Jimena dijo...

Yo luego me la paso obsesionada por las alas, que si funcionan, que si no funcionan, que de qué color son... hasta que leí tu post y estuve completamente de acuerdo contigo: puede ser que volar sea más fácil sin ellas.

Desde hace rato tenía ganas de ponerte muchos muchos muchos comentarios... En todo caso, qué chido que el internet resulte a veces un pañuelo, como dicen por ahí del mundo, y que en ese espacio más pequeño nos podamos encontrar...

Un abrazote para ti!!!