sábado, marzo 08, 2008

Zurda.

Mi mano derecha se quiere morir, y no simula que le importa poco la vida: se excusa de cargar el salero, de ensuciarse, de decir adiós, y mete los dedos cuando ve que un cajón se cierra. Atropella mis uñas en ventanas, clósets y alacenas; no quiere escribir y solo duerme en el bolsillo de mi vestido.

Está deprimida, me dijo el doctor Bobué; ¡pero yo no le creo nada! es caprichuda y orgullosa. Por haberla preferido antes que a la izquierda pago hoy su vanidad.

Y dice la maneca cada mañana que se quiere morir, y cortarse el pulgar porque le deforma su estética. ¡Pero vera! ¡Ya verá la canija!

¡Yo desde mañana me hago zurda! ¡y nada más!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Llegué acá porque así me lo dictaron en las tierras de la lagartija con alas.
No me arrepiento.
Tus post de amor podrían ser excelentes canciones.
saludos!

Mausinha

Ministry of Silly Walks dijo...

A poco no está bien chido, Mausinha?

Adn dijo...

Te vas a hacer zurda? Como tu novio? O no tanto?

Janè dijo...

anónimo:déjeme le digo a los duendes que se animen a cantar!

ministry: ja! veniste! un grande abrazo :D

adn: jajajjajaj amm.. pues déjame pensar :P

káfe dijo...

Tu ru ru. Pelona y zurda. Casi francesa.

Janè dijo...

casi... pero amo ser mexicana! :D